Homepage Otras Razas Consejos para encontrar al hámster cuando se escapa

marzo 30, 2021

Blog thumbnail

Consejos para encontrar al hámster cuando se escapa

Los hámsters son animales que se tienen en jaulas en casa. Sin embargo, es fácil que se escapen en cualquier descuido o cuando se está limpiando su habitáculo, se juega con ellos… La razón está en que son mascotas curiosas y muy rápidas a la hora de moverse. Esto hace también que sea difícil encontrarlos dentro de casa cuando se han escapado. Pero con una serie de consejos, será más fácil localizarlo y que pueda volver a su zona.

Primeros pasos

Cuando se ha escapado el hámster, lo primero que hay que hacer es buscar en las zonas más próximas. A veces, no se van muy lejos y permanecen en las esquinas de esa habitación. Esto facilita que vuelva a su jaula porque son situaciones en las que estas mascotas vuelven por sí mismas para buscar la comida.

No quiere entrar

Sin embargo, no siempre es tan fácil que quiera entrar a su jaula. En ocasiones, es más complicado encontrar al hámster e, incluso, es probable que no quiera volver a su zona. Son situaciones en las que, con frecuencia, está escondido porque es frecuente que, a pesar de ser curioso, se haya asustado ante zonas de la casa y objetos que le son desconocidos

En estas situaciones, lo primero que hay que hacer es mantener la calma y armarse de paciencia tanto para aguantar la búsqueda como para lograr que vuelva a la jaula. Y, ¿por dónde empezar a buscar? Lo primero es ir a los escondites que son más habituales, incluso en la propia jaula. 

A partir de la zona en la que está habitualmente, es importante ir ampliando la búsqueda haciendo círculos sobre ella cada vez más amplios y comprobando cada esquina, recoveco… o cualquier espacio por muy absurdo o improbable que se crea. 

No hay que olvidarse de que puede estar bajo los muebles, en los cajones, en el interior de los objetivos guardados… No en vano, los sitios favoritos y en los que es más habitual que estén los hámsters escondidos son las bolsas o cajas de zapatos, así como en los bolsos o mochilas, sobre todo, cuando están en el suelo.

Igualmente, tienen predilección por esconderse debajo de la cama e, incluso, entre las sábanas o bien detrás de muebles como el sofá o en su interior.

Deja una respuesta